Recupérate como un 'PRO'

Si tienes un tobillo de cristal y estás recuperándote de una lesión, viajamos hasta St George’s Park para descubrir la rehabilitación más idónea.
FourFourTwo -
Recupérate como un 'PRO'
Recupérate como un 'PRO'

1. EVALÚA EL PROBLEMA

Primera parada: la sala de rehabilitación. Jake Austin, fisio de la selección sub-21 de Inglaterra, nos pregunta dónde nos duele. Le dejamos un expediente médico más pesado que el libro de hechizos de Gandalf. “Conocer el historial de lesiones de un jugador es clave”, nos explica. Después de leer el expediente y de la realización de una serie de pruebas, Austin nos enseña una serie de imágenes de atletas para poner de relieve las debilidades de nuestro cuerpo. A continuación, transfiere sus conclusiones a papel.

2. CONSULTA CON UN EXPERTO

Austin facilita los resultados al director clínico, el doctor Charlotte Cowie, para que éste haga una evaluación. Antes de que comience nuestro examen, se ve obligado a atender una emergencia. “Lo siento, alguien se ha desmayado durante una prueba de sangre”, nos dice. Una vez solucionado el anterior problema, vuelve con nosotros. Cuando toca nuestro inflamado Aquiles, casi derramamos una lágrima. Conclusión: un tobillo pidiendo la jubilación y un hombro poco fiable. Pero no hay nada perdido. El doctor Cowie tiene un plan.

3. UNA IMAGEN COMPLETA

“Es mucho más fácil tratar una lesión cuando se tiene el cuadro completo”, señala el preparador Ian Aylward, otro de los expertos que nos trata y el encargado de extraernos sangre del dedo. “Queremos saber exactamente lo que está sucediendo dentro de su cuerpo para poder llegar a la raíz del problema”. Además, registran nuestra altura, nuestro peso, la longitud de nuestras extremidades y nuestra grasa corporal. Posteriormente, Aylward nos pidió ponernos de cuclillas y hacer una serie de ejercicios en la que no podemos ocultar nuestra escandalosa falta de elasticidad y movilidad. Nos movemos como una estatua.

"Conocer el historial de lesiones de un jugador es clave". - Jake Austin. 

Publicidad

4. COMIENZA EL PROCESO DE CURACIÓN

Con dicha información ya procesada y contando con un plan de rehabilitación pensado para nuestro problema, estamos listos para empezar el periodo de rehabilitación. Pensábamos que esto sería como la universidad, que con un par de horas de trabajo a la semana y dedicando el resto del tiempo a jugar al FIFA, sería suficiente. Pero estábamos algo equivocados. El plan que nuestros expertos nos idearon nos requería un trabajo a jornada completa que iniciamos justo después de que Austin nos diera un masaje muscular. Tras él, ejercicios de glúteos de fortalecimiento para los que utilizamos una banda de resistencia y una ‘fitball’, lo más parecido a un potro de tortura. Podemos confirmar que nuestros glúteos quemaban.

5. SI NO PUEDES CORRER, CICLISMO

No hay descanso para nuestras piernas cansadas, ya que nos toca reunirnos con Mike Williams, excapitán del Wrexham F.C. y a Lewis Hornby, excentrocampista del Northampton Town en una cámara de altitud. El fisio Bet Langley reduce los niveles de oxígeno en un 30%. Hacemos ciclismo a 2.743 metros sobre el nivel de mar, trabajando así al 85% de nuestra frecuencia cardiaca máxima durante 60 segundos antes de descansar para pasar a hacerlo al 75%. Tenemos que repetir lo mismo durante 10 veces más, con tres minutos de recuperación después de cinco repeticiones. Haznos caso: correr durante 90 minutos por un campo de fútbol es un juego de niños.

Publicidad

6. AL GIMNASIO

En lugar de una necesaria siesta, tenemos que ir al gimnasio con Aylward, que ha encontrado la manera perfecta para fortalecer los principales grupos musculares sin agravar nuestra lesión. Nos da una mancuerna de 22 kg y pone dos pesas bajo nuestros talones para que el Aquiles no sufra. Debemos hacer ocho sentadillas. Somos capaces de cumplir, pero nuestra ropa paga el precio. Después, hidroterapia. ¿Alguien tiene unas piernas de repuesto?

7. SIGUE LA RECUPERACIÓN

El fisio Jake Austin nos promete que metiéndonos 10 minutos en un baño de hielo, nuestras piernas nos dolerán menos mañana. “La terapia con frío ayuda a reducir la inflamación”, nos indica. Una vez que salimos del agua fría, nos metemos directamente en la piscina de agua caliente. También utilizamos el NormaTec, un sistema de recuperación que ayuda a mejorar la circulación realizando una compresión, una aplicación de un pulso secuencial y liberando la zona. Se trata de una especie de pantalones inflables sacados del futuro.

8. CONTINUAR CON EL PLAN

El primer día de ‘horror’ ha terminado, pero ya sentimos cómo nuestra lesión va por el camino correcto. Ahora es el momento de no abandonar el plan y continuar con él. “Trabaja duro, sigue este programa y lo conseguirás, ¡mucha suerte!”, nos despide Austin, que nos entrega un plan de ejercicios que tendremos que seguir al dedillo. “Por supuesto”, le respondemos con un buen apretón de manos. Eso sí, lo primero es lo primero: es el momento perfecto para una buena siesta.

Publicidad
Te recomendamos

Con la vista puesta en "su" final de Champions, analizamos al Atlético de Madrid de D...

Diego Pablo Simeone ha confeccionado una plantilla muy completa....

El guardameta mostoleño invitó al exjugador del Barcelona a volver a jugar....

El protagonista del modo 'El Camino: Campeones' fichará por el conjunto blanco....

Julen Lopetegui está muy satisfecho con su rendimiento y quiere que se queden en la p...

El futbolista alemán, que juega en el Chicago Fire, marcó tras un lanzamiento desde l...