Un paseo por el museo de Anoeta

Álvaro Calleja | Fotografía: Rafa Gómez

Un paseo por el museo de Anoeta
Un paseo por el museo de Anoeta

Nuestro protagonista de hoy es el museo de la Real Sociedad, que se sale de la norma establecida. Los trofeos son importantes, pero más aún es el corazón de una hinchada donostiarra que puede sentirse orgullosa del mimo que el club ha puesto al rincón con más historia de Anoeta.

Nuestro viaje por el Museo Real100 comienza justo antes de 1909, el año de fundación del club donostiarra. Misión imposible es no involucrarse en la ruta que nos propone la Real con recreaciones como  la de la playa de Ondarreta. 

Ondarreta, Atotxa y  Anoeta. Tres  escenarios, con una muestra de sus gradas y con olor a fútbol puro. 

La afición también tiene su hueco reservado en el museo. Un mural  en plena subida hacia las últimas salas, reservadas a los trofeos.  Reproducción idéntica del documento con el que el rey Alfonso XIII concede el título de Real a la Sociedad de Fútbol en 1910.

Hasta el último detalle. Desde sus orígenes hasta nuestros días, la Real cuida cada detalle de su rincón más Nostálgico. No podía faltar la ikurriña que portaron Real y Athletic aquel histórico 5 de diciembre de 1976.

Los pelos de punta. Seas o no el del equipo donostiarra, algunos rincones del museo tocan el corazón. La de los 80 fue la década más gloriosa de la Real Sociedad. Cayeron 2 Ligas, 1 Copa y 1 Supercopa.

Regreso al cielo. La Segunda División no era lugar para un club como el de San Sebastián. En 2010 regresaron a Primera.

Mucho más que un club. Atletismo, hockey hierba, pelota vasca... La vida de la Real va más allá del fútbol.