Esports, el deporte del futuro (...y el presente)

Marcos Antón

Esports, el deporte del futuro (...y el presente)
Esports, el deporte del futuro (...y el presente)

Son jóvenes y famosos, sus rostros aparecen en las portadas de los medios especializados, el público corea sus nombres en los estadios, y ellos entrenan hasta ocho y diez horas para cumplir su sueño. No son futbolistas, no son pilotos: son jugadores profesionales de videojuegos, han venido para quedarse y quieren hacer de su pasión el deporte del futuro.

Los deportes electrónicos o eSports cautivan, desde hace años, a un gran número de aficionados a los videojuegos que disfrutan, como espectadores, al ver a los mejores jugadores enfrentarse entre ellos. En una sociedad donde nos gusta competir hasta en la cola del supermercado, no era de extrañar que los videojuegos se convirtieran en un campo de batalla.

Todo lo demás es relativamente reciente: patrocinadores, sueldos, premios astronómicos … Y con ello cada vez son más quienes cambian a sus ídolos CR7 o LeBron por otros como Daigo o Flash; a Valentino ‘The Doctor’ Rossi por Carlos ‘Ocelote’ Rodríguez; a ‘El Niño’ Torres por Enrique ‘xPeke’ Cedeño-Martínez.

¿Cuándo nacieron los eSports?

El fenómeno competitivo ya empezó a ver la luz con los primeros videojuegos y la primera competición llegó en los años 70, con el videojouego Spacewar en la universidad norteamericana de Standford. No fue hasta finales de los 90 y principios del siglo XXI cuando, gracias a los cibercafés e Internet, los deportes electrónicos se convirtieron en lo que hoy conocemos. Estados Unidos y Asia lideraron la carrera virtual, en especial Corea del Sur, meca de los eSports y nación adelantada al crecimiento posterior de los eSports. Europa se sumó más tarde y actualmente la vive la explosión de este fenómeno entre los jóvenes y adolescentes.

¿Es un deporte?

No corren más rápido ni lanzan la pelota más lejos que su rival, pero los jugadores profesionales de videojuegos poseen una capacidad de concentración absoluta, unos reflejos por encima de la media y una agilidad digital superior a la de muchos taquígrafos. Los eSports se posicionan como una alternativa o un complemento a los deportes tradicionales.

Cada vez son más los torneos presenciales, los campeonatos regionales y mundiales, y las emisiones televisivas. La mayoría se emiten en ‘streaming’ a través de Internet, pero también los canales televisivos de Corea, la televisión pública de Suecia o la popular ESPN de Estados Unidos se han apuntado a la moda de los eSports.

Y es que la estructura deportiva es casi idéntica: clubes, equipos, entrenadores, árbitros, preparadores físicos, psicólogos, titulares y suplentes… También ligas: nacionales como la Liga de Videojuegos Profesional (LVP) o internacionales como la Electronic Sports League (ESL), así como las competiciones propias organizadas por los creadores de cada juego. Quizás son todas estas similitudes las que han llevado a clubes de toda la vida como el Besiktas turco o el VfL Wolfsburgo de la Bundesliga alemana a ver con buenos ojos el mundo de los deportes electrónicos y formar sus divisiones de deportistas profesionales de videojuegos.

El club turco ha optado por League of Legends, el fútbol de los videojuegos. Un juego de estrategia fantástica que enfrenta a dos equipos de cinco jugadores por la conquista de la base rival.

De la misma manera que en los deportes tradicionales, los eSports aglutinan varias disciplinas o juegos, individuales o de equipo. Después de League of Legends, el juego con mayor número de jugadores en todo el mundo es un clásico: Counter-Strike, un juego de disparos que ha estado presente en varias generaciones desde finales de los 90. Pero no son los únicos: Call of Duty, FIFA, Street Fighter, Hearthstone, StarCraft, Dota2, Heroes of the Storm, World of Tanks, Smash Bros…

Los videojuegos son la industria del entretenimiento más rentable de España, por encima del cine, y somos la cuarta potencia de Europa. Es una tendencia al alza que todavía no conoce límite. Un espectáculo que quiere convertirse en el deporte del futuro.

Cinco consejos para convertirte en un ‘crack’ del FIFA

El VfL Wolfsburgo de la Bundesliga ha decido optar por un videojuego más tradicional y vestir con la camiseta verdiblanca a dos jugadores profesionales de FIFA, el simulador de fútbol por excelencia. ¿Pero cómo llega un aficionado a los videojuegos a fichar por un club de fútbol de Primera División?

De FIFA sabe bien Alfonso ‘Herzex’ Ramos Cuevas, un asturiano veinteañero que ostenta el título de bicampeón del mundo del juego de EA Sports, un palmarés al alcance de muy pocos. No sólo es un ‘crack’ del fútbol en la consola. Ramos es entrenador y está a punto de sacarse el NIVEL UEFA Pro de Entrenador de Fútbol, el último de todos. Actualmente milita dentro del club Giants, y para el próximo año se ha propuesto conseguir su tercer título mundial en FIFA. Así que nadie mejor que él para tomarnos en serio sus consejos si queremos llegar lejos en este mundo:

1. No te olvides que el FIFA y los videojuegos son un hobby.

Para mí lo primero siempre han sido los estudios y el fútbol real (ya sea como entrenador o jugador). Siempre he tenido en cuenta que esto era un hobby como otro cualquiera, No priorices el juego por encima de tu formación. Si te organizas hay tiempo para todo.

2. Jugar mucho no significa jugar mejor.

Una de los errores más comunes por parte de los aspirantes es pensar que jugar muchas horas te hace ser mejor. Obviamente, como en todas las cosas, es necesario un entrenamiento para mejorar. Pero vale más un entrenamiento corto y de calidad, que uno largo y de menos nivel.

Por eso lo más importante es organizar tu tiempo: intenta participar en campeonatos naciones online o presenciales, y procura jugar contra los mejores para seguir mejorando.

3. Respeta para que te respeten. 

Hay que saber ganar y saber perder. Has de saber que se aprende tanto en la derrota como en la victoria. Las trampas y tretas no sirven para nada. Aprende de las derrotas, descubre en qué has fallado e intenta mejorar. Respeta al rival y no entres en provocaciones; ni en las redes sociales ni en el chat de la consola. Yo también he tenido un mal día, pero hay que controlarse. No envíes mensajes ofensivos ni contestes a ellos.

4. La defensa es el mejor ataque.

Si hay una cosa clara en el fútbol (y en el FIFA), es que el mejor ataque es una buena defensa.

Intentar mejorar en ese aspecto, uno de los más difíciles de controlar. Si dejas la portería a cero, es más fácil que consigas llevarte el partido. Defiende mandando al ‘segundo jugador’ a presionar e intenta cortar las líneas de pase más peligrosas con el ‘primer jugador’.

5. Domina las formaciones.

En casi todos los FIFA siempre hay unas formaciones que destacan por encima de las demás: 1-4-2-3-1, 1-4-2-2-2, 1-4-1-2-1-2 y 5-2-1-2. Estas son las mejores para competir. Son bastante equilibradas y las usan casi todos los jugadores ‘top’. Aprende a manejarte en estas cuatro formaciones para poder ofrecer variantes durante los partidos y cambiarlas en función del oponente.