Un fútbol pendiente del bar

El futbolín, el fútbol del bar, aguarda la apertura de los locales de restauración tras el confinamiento por el coronavirus.

EFE

Un fútbol pendiente del bar
Un fútbol pendiente del bar

España aguarda la apertura de los locales de restauración tras el confinamiento por el coronavirus, señal de que todo vuelve poco a poco a la normalidad después de varias semanas.

Mientras eso sucede, una disciplina se encuentra ahora mismo alejada de su hábitat natural. Vinculado tradicionalmente a los bares, el futbolín calienta en el banquillo esperando recuperar el tiempo perdido en cuanto el Gobierno señale el pitido inicial.

"El coronavirus más que un beneficio va a ser un problema para el mundo del futbolín porque no todos podemos tener un futbolín, y menos profesional, en nuestra casa", explica Eduardo Núñez, responsable de comunicación de la Federación Española de Fútbolín (FEFM).

"Los buenos jugadores sí lo tienen pero hay mucha gente que por motivos económicos no puede disponer de él y el punto de reunión para jugar y entrenar son los bares. Eso va a venir en contra de la competición y de la práctica del deporte en sí", añade a EFE.

Corren pues también tiempos difíciles para una actividad donde los españoles ofrecen un excelente rendimiento: "Ha mejorado bastante el nivel y de hecho en el último Mundial en Murcia ganó por primera vez la selección española en una de las modalidades. Empezamos como favoritos y le ganamos en la final a Italia. El nivel de España está subiendo mucho".

"Lo bueno que tiene el futbolín es que puedes juntar a jugadores de todas las edades. De hecho tenemos un campeón del mundo español que es un niño de 9 años que posiblemente podría jugar con nosotros y ganarnos. No hay distinción de edad, ni de raza, ni de sexo, ni ningún otro", señala.

Éxitos como este demuestran que, en tiempos donde mandan las pantallas, aún hay espacio para que los más jóvenes se animen con una actividad tradicional que sobrevive sin apenas cambios al paso del tiempo.

"Gracias al apoyo de muchos bares y de muchas personas que han entrado altruistamente en la federación poco a poco se va educando a los niños en que no todo son videojuegos, que también pueden hacer algo de esfuerzo físico", apunta.

"Parece que no pero en el futbolín mueves la cadera, las piernas, los pies, los brazos... estar una hora o dos jugando no está al alcance de todos. Es un deporte que a priori podemos jugarlo todos pero a nivel de competición hace falta un buen entrenamiento físico", defiende.

Todo ello sujeto, eso sí, a unas normas: "Hay una Federación Internacional que tiene unas reglas internacionales, hay un Mundial. La Federación Española acata las normas internacionales. Y luego tenemos modalidades españolas, que se juegan aquí, que tienen sus propias reglas".

"Aparte de eso, en cada Comunidad, hay sus pequeñas reglas históricas sacadas por los jugadores. Pero reglas oficiales solo hay unas y en principio cuando un jugador quiere dar el salto a federarse es muy fácil de entender y de jugar", comenta.

Muchos de los que se aficionan deciden dar un paso más y afiliarse a la federación como muestra de compromiso: "Actualmente compitiendo y dadas de alta hay entre 7.000 y 8.000 personas. Son las personas dadas de alta en la Federación aunque el censo de participantes de todas las edades que han jugado, con licencia temporal, creo que asciende a las 16.000 en todo España".

Pese a ser un deporte que se puede jugar bajo techo, no creen que tras el coronavirus esa cifra aumente: "En principio no esperamos un mayor número de federados. Creemos que a quien le gusta el futbolín le da igual estar confinado o no".

"El que tenía el futbolín en casa era porque le gustaba, no es un mueble pequeño que se pueda tener en una casa pequeña y al venir el confinamiento lo he comprado y lo uso. El que lo usaba va a tener más tiempo para usarlo y el que no, va a seguir teniéndolo ahí", añade.

Archivado en:

34 peñas de clubes se unen para luchar contra el coronavirus

Relacionado

34 peñas de clubes se unen para luchar contra el coronavirus

Las siete claves de la difícil situación de un Espanyol casi sentenciado

Relacionado

El importante efecto secundario del coronavirus en los futbolistas