El efecto dominó del cambio de fechas por el coronavirus

Todas las competiciones se verán afectadas por la crisis del coronavirus.

EFE

El efecto dominó del cambio de fechas por el coronavirus
El efecto dominó del cambio de fechas por el coronavirus

El aplazamiento de la Eurocopa del próximo verano hasta 2021 pretende que las ligas nacionales puedan completarse esta temporada, según la evolución de la pandemia del coronavirus, pero producirá un efecto dominó en las fechas de otras competiciones de la propia UEFA y también de la FIFA, de forma inmediata en el Mundial de clubes.

La propagación del virus y las decisiones obligadas por ella han hecho caer cual castillo de naipes el calendario internacional, especialmente el europeo. Ahora mismo, con muchas fechas de la UEFA en blanco, la FIFA tiene que reubicar esa primera edición del Mundial de Clubes con 24 equipos en China. La competición iba a jugarse entre el 17 de junio y el 4 de julio del año que viene.

Ahora el momento de su celebración está en el aire, pero la FIFA ha dejado abierta la puerta tanto a retrasarlo dentro del mismo 2021 como a posponerlo a 2022, año con Mundial en Catar en fechas atípicas, fuera del verano continental, o incluso moverlo a 2023.

La opción de retrasarlo dentro de 2021 parece difícil. Está por ver si es posible que en un mismo año coincidan una Eurocopa, una Copa América, aplazada también este martes al año que viene, y un Mundial de Clubes con la dimensión del nuevo diseñado por la FIFA.

En el horizonte cercano también está Catar 2022. El primer Mundial en Oriente medio espera a 32 selecciones del 21 de noviembre al 18 diciembre. Antes debe jugarse su clasificación, en marcha ya en otras confederaciones, pero no en la UEFA.

Ésta afronta una situación de lo más compleja. Con ligas nacionales paralizadas, de momento tiene que mantener suspendidas sus competiciones de clubes, Liga de Campeones masculina y femenina y Liga Europa, y también las últimas eliminatorias clasificatorias para la Eurocopa precisamente que iban a jugarse a finales de mes.

En función de la evolución de la enfermedad la UEFA resolverá la forma de jugar lo que queda de ellas y sus fechas, pero las finales no podrán ser cuando estaban previstas: la "Champions" el 30 de mayo en Estambul, la Liga Europa tres días antes, el 27, en Gdansk (POL) y la femenina el 24 de mayo en Viena.

Como alternativas este martes se señalaron el 27 de junio para la primera y el 24 para la segunda, pero la UEFA no lo ha confirmado.

Otra pieza del puzzle del fútbol en Europa será la Liga de Naciones. La segunda edición de esta competición que acaba de celebrar su sorteo hace unos días y que iba a arrancar el próximo 3 de septiembre con la primera de sus seis jornadas.

La fase final estaba prevista entre el 2 y el 6 de junio de 2021, fechas imposibles ahora con la reubicación de la Eurocopa.

El Europeo sub-21, del 13 al 27 de junio del año que viene en Hungría y Eslovenia, y la Eurocopa femenina, del 7 de julio al 1 de agosto de 2021 en Inglaterra, quedan a la espera también de concretar el momento de su celebración.