Directivos y jugadores del Barça, en un punto de no retorno

Messi ha anunciado la rebaja salarial y ha aprovechado para dar un duro palo a la directiva.

EFE

El Barça rinde homenaje a los "héroes" que luchan contra el coronavirus
El Barça rinde homenaje a los "héroes" que luchan contra el coronavirus

El comunicado que el capitán del Barcelona, Leo Messi, publicó este lunes sobre la decisión de la plantilla de aceptar una rebaja de sueldo del 70% además de hacer una aportación para que los empleados del club puedan cobrar el 100% de su salario ha constatado que la relación entre jugadores y junta directiva está en un punto de no retorno.

"Somos los primeros que SIEMPRE hemos ayudado al club cuando se nos ha pedido", escribió Messi en las redes sociales tras mostrar su malestar al entender que el club estaba tratando de ponerles "bajo lupa".

Estas tensiones, sumadas a las surgidas el pasado mes de febrero tras el escándalo de I3Ventures, una empresa vinculada a una supuesta campaña de desprestigio de jugadores, exjugadores y personajes vinculados al entorno barcelonista en redes sociales contratada por el propio club, han sido la gota que ha colmado el vaso en una relación que arrastra problemas desde hace años.

El mayor representante de estas tensiones es el propio Messi, que con el paso de los años ha hecho valer su poder para ganarle el pulso a varios miembros de la directiva que mostraron posturas alejadas a las del vestuario.

Su último "encontronazo" tuvo lugar a inicios de año con su excompañero y actual director deportivo del club, Éric Abidal, al que acusó de estar "ensuciando" a los jugadores y "alimentando cosas que se dicen y no son ciertas" cuando el francés explicó que muchos futbolistas no estaban contentos con el trabajo de Ernesto Valverde antes de su destitución como técnico azulgrana.

Años atrás, los enfrentamientos con el astro argentino costaron el cargo a varios directivos, como el exdirector de Relaciones Institucionales de La Masía Pere Gratacós, que fue despedido en 2017 tras declarar que Messi no sería tan buen jugador sin sus compañeros.

El caso más sonado, sin embargo, fue el del por entonces vicepresidente económico Javier Faus, a quien Messi catalogó como "una persona que no sabe de fútbol" por considerar que no era necesario mejorar el contrato del argentino cada seis meses.

Otro de los grandes nombres del vestuario azulgrana que ha ilustrado la desconexión entre directiva y jugadores en los últimos años ha sido Gerard Piqué.

El central catalán ha ejercido como portavoz de sus compañeros en numerosas ocasiones y nunca se ha escondido a la hora de criticar el trabajo de la directiva, como el pasado mes de septiembre cuando, tras una victoria ante el Getafe, pidió unidad tras la publicación de un artículo sobre el aumento de poder de los jugadores en el club.

"Cuando uno no se quiere enfadar no hay discusión. Conocemos al club, sabemos cuáles son los diarios afines y quien escribe cada artículo, aunque los firme otra persona", expresó el jugador.

En lo que respecta al resto de la plantilla, más allá de comentarios puntuales en zona mixta de Jordi Alba o Sergio Busquets sobre decisiones y actitudes de la directiva, el episodio más destacado se produjo a inicios de temporada, cuando ningún futbolista del primer equipo acudió al estreno de 'Matchday', la producción de 'Barça Studios' sobre los entresijos de la temporada 2018-19.

Los jugadores, que aseguraron estar descontentos con las cantidades económicas pactadas, pidieron que las cámaras no pudieran acceder ni a los vestuarios ni a los hoteles de concentración para la segunda temporada del programa, una condición que provocó la renuncia de la productora.

Más allá de la plantilla actual, grandes nombres de la historia del club también han mostrado sus diferencias con la directiva tras su marcha, como es el caso del defensa brasileño Dani Alves, que acusó de "falsos y desagradecidos" a los miembros de la junta directiva por el trato recibido en su última temporada antes de abandonar el equipo.

Muchas cosas tendrán que cambiar para que la dinámica entre jugadores y directivos mejore, ya que, tal y como explicó el candidato a entrenar el Barcelona en un futuro cercano, Xavi Hernández, hay que empezar un proyecto "desde cero" para que no haya "nadie tóxico cerca del vestuario".