Los presidentes territoriales piden la dimisión de Villar

Así lo acordaron, por unanimidad, en una reunión en la que tomaron partida los 19 dirigentes de las 19 federaciones, el presidente en funciones de la RFEF, Juan Luis Larrea, y la secretaria general de la RFEF, Esther Gascón.

EFE

Los presidentes territoriales piden la dimisión de Villar
Los presidentes territoriales piden la dimisión de Villar

Los presidentes territoriales que dimitieron de la Junta Directiva de la Federación Española de Fútbol (RFEF), excepto los imputados, y los que no formaban parte de ella volverán a este organismo, que se reunirá el próximo 6 de septiembre y pedirán a Ángel María Villar que dimita, según acordaron este martes en una reunión.

"Volvemos a la normalidad, los presidentes vuelven a la Junta Directiva exceptuando los cinco que estaban encausados, mantienen su dimisión porque era una de las premisas que marcaba el presidente. Ahora vamos a seguir una ruta, junta directiva el día 6 por la tarde y a partir de ahí trataremos de trasladarle al presidente las inquietudes, que pasan por su dimisión", explicó el presidente en funciones de la RFEF, Juan Luis Larrea.

Larrea, la secretaria general Esther Gascón y los dirigentes de las 19 federaciones territoriales se reunieron durante unas dos horas después de haber tenido un encuentro de una duración similar con el presidente del Consejo Superior de Deportes, José Ramón Lete, en el que hubo "unanimidad" sobre la necesidad de que Villar dimita, según dijo el presidente del CSD.

De esta manera, en la Junta Directiva del próximo día 6 de septiembre estarán los presidentes territoriales que habían dimitido, a excepción de los presidentes investigados en la Operación Soule -Jacinto Andrés Alonso (Rioja), Antonio García Gaona (Ceuta), José Miguel Monje (Murcia), Diego Martínez (Melilla) y Vicente Muñoz (Valencia)-.

También estarán en esta Junta Directiva los presidentes de las Federaciones de Galicia (Rafael Louzán), Aragón (Oscar Fle) y Andalucía (Eduardo Herrera), que no formaban parte de la actual Junta de la RFEF.

El presidente en funciones de la RFEF, Juan Luis Larrea confirmó que hubo "unanimidad" respecto a la necesidad de que Villar dimita y explicó que tras la Junta Directiva del día 6 se constituirá una comisión que irá a exponer los argumentos de las territoriales a Villar.

"Lo que se pretende es trasladarle esa unanimidad (a Villar) y escucharle a él. Después de la Junta Directiva habrá una comisión de personas que se encargarán de trasladarle, comentarle las razones y escuchar sus argumentos. Villar es un hombre de fútbol, nos expondrá los argumentos por lo que dimite o no y cuando, y a partir de eso tomaremos una decisión, que está más o menos tomada. Es un hombre de fútbol y tomará la mejor decisión para el fútbol", añadió.

Larrea reconoció que los tiempos de la dimisión dependen de Villar. "Puede dimitir, pero cuando él quiera, la fecha la marcará él", dijo.

En el caso de que Villar no quiera dimitir, el otro escenario que contemplan los presidentes de las territoriales es la moción de censura, que tendría que ser en noviembre -ya que tienen que pasar seis meses desde las anteriores elecciones para presentarlas, según los Estatutos de la RFEF- para la cual Larrea dijo que "en este momento" no hay candidato.

Si se pone en marcha una moción de censura, el Consejo Superior de Deportes (CSD) ejercería una tutela, trasladando personal a la Federación, tal y como anunció el presidente del Consejo, José Ramón Lete, tras la primera reunión, y confirmó Larrea.

"La tutela sería sólo en caso de moción de censura. Aparte de la que ha ofrecido el CSD, UEFA y FIFA también nos ha ofrecido su tutela", informó el presidente de la RFEF.

Larrea pidió que a partir de ahora se hable "de fútbol", con los partidos de la selección española contra Italia el día 2 y Liechtenstein el día 5.

"Tenemos que dedicarnos a ver el fútbol, que gane España a Italia, me gustaría que hablemos de eso", finalizó.

Según pudo saber EFE, el Consejo Superior de Deportes continuará esta misma semana manteniendo contactos con varios miembros de los estamentos que forman parte de la RFEF: clubes profesionales y no profesionales, jugadores, entrenadores y árbitros, incluyendo tanto el fútbol como el fútbol sala.