Larrea, la honestidad y una asamblea sin Villar por primera vez en 29 años

La mayoría de los clubes profesionales se ausentaron del acto bajo la recomendación de Javier Tebas, presidente de LaLiga, al considerar ilegítima la reunión.

EFE

Larrea, la honestidad y una asamblea sin Villar por primera vez en 29 años
Larrea, la honestidad y una asamblea sin Villar por primera vez en 29 años

Juan Luis Larrea presidió la primera Asamblea de la Federación Española de Fútbol (RFEF) sin Ángel María Villar después de 29 años, con apenas clubes profesionales, donde defendió la "honestidad" de la gente del fútbol y criticó los "linchamientos prematuros y juicios sumarísimos".

Sin mencionar una sola vez el nombre de Villar, en prisión desde el pasado día 20, Larrea, emocionado en varias ocasiones, defendió la "legitimidad" de la Asamblea, que se inició con 93 miembros presentes.

La mayoría de los clubes profesionales se ausentaron al secundar la recomendación del presidente de LaLiga, Javier Tebas, de no acudir por considerar ilegítima la reunión.

Los presidentes del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, y la Real Sociedad, Jokin Aperribay, que ya asistieron a la junta directiva de ayer, fueron de los pocos presentes en la Ciudad del Fútbol, donde también se personó el presidente del Levante, Quico Catalán, que recogió uno de los premios anuales que otorga la RFEF. También estuvieron representantes de otros clubes como Espanyol y Real Madrid.

Por decisión de la junta directiva de ayer, la Asamblea no votó los asuntos económicos que incluía el orden del día, ni tampoco los de carácter jurídico. Los primeros se abordarán el próximo lunes en una nueva asamblea convocada al efecto.

"Nos ha parecido oportuno trabajar unos días más con los auditores y presentar unas cuentas que no tengan ninguna mancha y se aprueben debidamente", dijo después Larrea, quien confirmó que estará este mes entrante como presidente porque es inhábil y a partir de ahí una nueva junta directiva tomará decisiones, sin descartar unas futuras elecciones.

La única voz discordante fue la de Óscar Garvín, presidente de ProLiga (Comisión de clubes de Segunda B y Tercera), quien cuestionó el reparto de los ingresos televisivos procedentes de la Copa el Rey, la Supercopa de España y del 1% del Real Decreto 5/2015 de venta centralizada de Primera y Segunda, destinados a los clubes de competiciones no profesionales.

Estos ingresos ascienden a 29,6 millones, que comprenden la suma de 15,6 millones de euros de la Copa del Rey y la Supercopa y otros 14 millones del uno por ciento de la comercialización conjunta de los derechos televisivos de LaLiga.

Los fondos se reparten directamente a los clubes de cada categoría no profesional, 60.000 euros por equipo de Segunda B y 27.500 por equipo de Tercera.

Aunque LaLiga no ha entregado aún el 1% comprometido por el Real Decreto, con cuya liquidación la RFEF no está de acuerdo y ha pedido la mediación del Consejo Superior de Deportes, Garvín finalmente cambió el sentido de su voto y respaldó los datos presentados.

Lo que no cambió fue su reclamación para que haya nuevas elecciones, ya que dijo no haber recibido ninguna explicación sobre los motivos que han llevado a Larrea, presidente de la territorial guipuzcoana desde hace 30 años y tesorero desde hace 28 de la Federación a ocupar el puesto de Villar.

Pese a su ingreso en prisión el pasado día 20 y su suspensión provisional por el CSD, este miércoles en la Ciudad del Fútbol se escucharon las famosas "With or without you" de U2 y "I will survive", de Gloria Gaynor, canciones que metafóricamente demostraron que en ausencia de quien la ha presidido durante 29 años la Federación está obligada a seguir adelante.