De Grosso a Llorente, de abuelo a nieto, medio siglo después

Marcos Llorente debutó en partido oficial con el Atleti.
EFE -
De Grosso a Llorente, de abuelo a nieto, medio siglo después
De Grosso a Llorente, de abuelo a nieto, medio siglo después

Madrid, 19 ago (EFE).- 12 de enero de 1964. Ramón Moreno Grosso debutó con el Atlético de Madrid, cuando el Metropolitano, el antiguo, estaba en la avenida Reina Victoria. 18 de agosto de 2019. Marcos Llorente Moreno se estrenó como rojiblanco 55 años después en otro Metropolitano, el nuevo. Ambos llegados desde el Real Madrid.

De abuelo a nieto, medio siglo después, en el Atlético, el club en el que también jugó su padre, Paco Llorente, entre 1985 y 1987 pero sin la dimensión ni el impacto de su suegro, Ramón Grosso, ni el que se espera de su hijo, fichado este verano por el equipo de Diego Simeone para reforzar su medio campo desde el Real Madrid.

No fue titular. Entre él y Thomas Partey había circulado la única duda de la alineación inicial del técnico para la primera jornada de LaLiga Santander. Simeone eligió al ghanés. El madrileño aguardó en el banquillo hasta el minuto 66, cuando entró al campo en lugar de Joao Félix, que sufrió un calambre en el gemelo izquierdo.

Entonces fue su estreno. Su misión fue rearmar el medio campo y formar en el medio centro, ya dentro de un 4-4-1, por la expulsión de Renan Lodi en el primer tiempo, junto a Saúl Ñíguez, en su debut oficial con el Atlético, como hace 55 años, igualmente procedente del 'eterno' rival', también lo hizo su abuelo en el Metropolitano.

Eran tiempos difíciles para el equipo rojiblanco durante la temporada 1963-64, cuando sentía el descenso mucho más que una amenaza, cuando la preocupación por la pérdida de la categoría y por la antepenúltima plaza provocaban una respuesta urgente y rotunda.

Publicidad

Después de catorce partidos, apenas sumaba diez puntos el Atlético, promovidos por tres victorias y cuatro empates, en contraste con las siete derrotas que mostraban que su entonces delicada posición no era una simple circunstancia puntual, sino su realidad, de la que reaccionó desde enero hasta la permanencia.

Javier Barroso, su presidente, pidió ayuda en forma de refuerzos a Santiago Bernabéu, su homólogo en el Real Madrid, el club al que pertenecía Ramón Grosso, que había sido cedido para aquel curso al Plus Ultra. El 10 de enero de 1964, con el visto bueno de ambos clubes, el préstamo del futbolista al Atlético ya fue un hecho.

"Reunida en la mañana de hoy en sesión extraordinaria la junta directiva de la Agrupación Deportiva Plus Ultra para tratar sobre la petición hecha con carácter urgente por don Javier Barroso, presidente del Atlético de Madrid, del jugador Grosso, ha acordado por mayoría, vista la grave situación en que se encuentra uno de los grandes equipos de nuestra capital, acceder a dicha petición, no obstante los perjuicios tanto de carácter deportivo como económico que ello supone para nuestro club", dijo el Plus Ultra en una nota, recogida en la edición del periódico 'ABC' del 11 de enero del 64.

Después, en las oficinas del Real Madrid, se firmó la cesión de Grosso, incorporado de inmediato para ayudar a la permanencia al Atlético de Madrid. De hecho, dos días después, el 12 de enero de 1964, frente al Murcia en el Metropolitano, debutó de rojiblanco.

Suyo fue el 2-1 en el minuto 84, el gol de la remontada y de la victoria del Atlético, después del 0-1 del visitante Lax y del 1-1 del defensa argentino Jorge Bernardo Griffa; el comienzo de una serie de partidos invicto que lanzaron al equipo fuera del descenso.

Publicidad

Ganó luego 0-3 al Valladolid, después empató a cero en Zaragoza, superó por 1-0 al Barcelona, igualó 0-0 con el Sevilla, goleó 4-0 al Levante, equilibró 1-1 en Oviedo, con el tanto del Atlético de Grosso, y venció por 2-0 al Athletic Club. Ocho encuentros invicto (cinco triunfos y tres empates), con él siempre como titular.

Después, un 1-1 contra el Córdoba, un 2-0 al Espanyol, una derrota por 4-2 con del Betis y un 0-1 en contra frente al Valencia completaron su carrera de medio año en el conjunto rojiblanco, antes de regresar al Real Madrid para ser una leyenda del club blanco, para disputar 366 partidos, marcar 75 goles, jugar en todos los puestos y ganar la sexta Copa de Europa, siete Ligas y tres Copas de España. Un mito del Real Madrid. Falleció el 13 de febrero de 2002.

En el Atlético también jugó a mediados de los 80 el padre de Marcos Llorente, Paco. Lo hizo a lo largo de dos temporadas, en 1985-86, cuando debutó, y en 1986-87, cuando ya se afianzó en la plantilla, con 26 duelos de Liga, 18 como titular, y tres goles.

Las cualidades del extremo provocaron el interés de varios equipos en su contratación, entre ellos el Real Madrid, que lo fichó el 23 de mayo de 1987. Paco Llorente se acogió al decreto 1006, el antecedente de la actual cláusula de rescisión, para resolver su contrato con el club rojiblanco y fichar por el equipo blanco. La indemnización fue de 50 millones de pesetas (300.000 euros).

Publicidad
LALIGA TV BY DAZN
Te recomendamos

El próximo 10 de octubre se celebra en Madrid la cita anual de empresas, administraci...

Universitaria, soltero, familias, viajeros, ejecutiva… Sea cual sea tu perfil de vida...

Con la vista puesta en "su" final de Champions, analizamos al Atlético de Madrid de D...

Diego Pablo Simeone ha confeccionado una plantilla muy completa....

El guardameta mostoleño invitó al exjugador del Barcelona a volver a jugar....

El protagonista del modo 'El Camino: Campeones' fichará por el conjunto blanco....