El mejor entrenador del mundo para FourFourTwo: Nº1, Antonio Conte

Ha demostrado que puede manejarse a las mil maravillas en diferentes países, en varios niveles, ganar promociones, títulos de la liga y conseguir grandes victorias a nivel internacional. Antonio Conte está en su mejor momento.

Amit Katwala | Adaptación: Pablo Vázquez

El mejor entrenador del mundo para FourFourTwo: Nº1, Antonio Conte
El mejor entrenador del mundo para FourFourTwo: Nº1, Antonio Conte

Antonio Conte se mostró con una figura bastante desconcertante en algunas de sus ruedas de prensa hacia el final de la temporada. Cada semana, el italiano era acompañado hacia la sala de prensa del campo de entrenamiento de Cobham, aún con su ropa de entrenamiento, para un bombardeo de preguntas de la prensa inglesa de más de 20 minutos, que cargaba sus cañones de preguntas, cada vez más extrañas para conseguir extraer noticias impactantes de contraportada.

No se puede culpar a los periodistas por quedarse sin preguntas. En el momento en que la temporada 2016-17 llega a su fin, Conte ya había respondido perfectamente a todas las preguntas sobre el equipo.

El entrenador de 47 años de edad ha tenido un gran éxito en la Juventus, por supuesto, y ha hecho un trabajo impresionante con una Italia sin el talento de antaño en la Euro 2016. Pero, cuando un gran técnico llega a las costas británicas, siempre aparece la duda de si podrá lidiar con el ambiente único de la Premier League.

Notable transformación

En una era de drásticos cambios, la transformación del Chelsea de Conte es todavía notable. En su camino hacia el título de la Premier League, consiguió terminar 10 puestos y 43 puntos por encima de la anterior campaña.

Uno de los legados del italiano Conte ha sido, sin duda, la gestión de su plantilla, en el que ha sido capaz de recuperar a jugadores tan importantes para el Chelsea como Eden Hazard y Diego Costa. También el caso de Víctor Moses es un buen ejemplo, después de ser cedido por José Mourinho la anterior temporada, el nigeriano recibió el cariño de Conte y afrontó su nuevo rol en el equipo de la capital londinense. Demostró ser uno de los mejores jugadores de los Blues durante toda la temporada.

En sus ruedas de prensa, Antonio Conte es comedido, casi tímido, en un marcado contraste con su genio en la banda durante los partidos. Los jugadores hablan de sus sesiones de entrenamiento intensas, así como de un extremo enfoque de los detalles más pequeños. En el Chelsea ha llevado el análisis de vídeo a nuevos niveles, evaluando hasta el último detalle de los partidos y entrenamientos hasta un punto que raramente se había visto antes en el club.

El martillo

Tras su derrota ante el Arsenal de Wenger en septiembre, Conte cambió su sistema de juego a un 1-3-4-3, lo que le permitió mantenerse invicto durante un largo periodo de tiempo y, a la postre, ganar el título de liga en la Premier League. Algunos de sus ex compañeros le apodan como "El Martillo". "Cuando Conte habla, sus palabras te asaltan", escribió Andrea Pirlo en su libro autobiográfico "I Think Then I Play", que jugó bajo las órdenes del técnico italiano en la Juventus. También explica en su libro que "Conte se mete en tu mente, a menudo con bastante violencia, y se asientan en lo más profundo de tu subconsciente. Esperaba que fuera bueno, pero no tan bueno. He trabajado con muchos entrenadores, y él es el que más me sorprendió".

Tuvo una buena instrucción, trabajando bajo el paraguas de entrenadores legendarios como Arrigo Sacchi, Carlo Ancelotti, Marcello Lippi y Giovanni Trapattoni. De ellos aprendió a desarrollar un estilo de juego intransigente.

Hombre de familia

Sin embargo, quizá la mayor fortaleza de Conte es que, aún siendo despiadado y exigente, logró crear un ambiente familiar en cada uno de los clubes en los que ha estado. Lo hizo en la Juventus, que le llevó a conseguir tres títulos consecutivos de la Serie A, lo hizo en Italia, y lo ha vuelto a hacer en el Chelsea.

"En los 50 días que pasamos juntos, creamos algo único y extraordinario: una familia", dijo después de que los Azzurri fueran eliminados de la Euro 2016. "Cuando perdimos ante Alemania, lloramos porque sabíamos que no nos veríamos el día siguiente".

Conte es un híbrido, una fusión de la furia de los gritos habituales de un vestuario y la figura paterna que te tiende su brazo alrededor del hombro para controlar y gestionar a la perfección los estados emocionales de sus futbolistas.

De cara a su segunda campaña al frente de los Blues, solo queda pendiente una pregunta: ¿Puede hacerlo de nuevo?