Seis clásicos olvidados del fútbol

Todos tienen en común que fueron partidos de 90’ de fútbol cargados de emoción, tanto por los rivales como por los resultados y las condiciones en las que se jugaron los mismos.
FourFourTwo -
Seis clásicos olvidados del fútbol
6 clásicos olvidados del fútbol

20 de diciembre de 1956

Honved 3-3 Athletic Club de Bilbao

Pocos partidos se han jugado bajo unas condiciones tan dramáticas. El Honved era uno de los favoritos para ganar en 1957, ya que contaba con una generación increíble de jugadores como Ferenc Puskas, Sandor Kocsis y Zoltan Czibor, pero en noviembre de 1956 los tanques soviéticos entraron en Budapest al tiempo que los jugadores volaban en avión rumbo a España para jugar contra el Athletic, sin saber cómo estaban sus familiares y con la dificultad de volver a su país. El partido se jugó en Bilbao y pese a ello los ‘Magiares’ sólo perdieron por la mínima (3-2). La vuelta se jugó en Bruselas y para más inri, el portero Farago Lajos, se rompió el hueso de la barbilla. Czibor sería el que se colocaría bajo los palos. El Honved cayó derrotado pese a imponerse 3-1, a un solo gol de lograr la machada. Los vascos aguantaron el chaparrón.

Publicidad

2 de mayo de 1962

Benfica 5-3 Real Madrid

La victoria del Real Madrid por 7-3 frente al Eintracht de Frankfurt en Hampden Park en 1960 fue una de las más celebradas, pero este partido fue mejor que la final, ya que en cuanto a emoción, propiamente dicho no tuvo parangón. Un Real Madrid marcado por el paso de los años trató de ganar el torneo que había ganado en cinco de los últimos seis cursos ante un equipo joven y ambicioso como el Benfica. Si bien es cierto que los blancos estuvieron cerca de ganar con un hat-trick de Puskas en la primera parte que dejaba el marcador 3-2 para los madridistas. En la segunda parte, un tanto de Mario Coluna puso las tablas para que un jovencísimo Eusebio diese la puntilla al Madrid con dos goles que coronaron al Benfica como campeón de Europa. Al término del partido los hinchas del Benfica saltaron al campo y cogieron a Eusebio en volandas.

Publicidad

15 de mayo de 1968

Real Madrid 3-3  Manchester United

Pese a contar con grandes jugadores como George Best, Denis Law y Bobby Charlton, que aseguraban un buen puñado de goles, no fueron ellos los héroes que apearon al Real Madrid de las semifinales en 1968. Best marcó el gol inicial para los ‘Red Devils’, pero el Madrid consiguió darle la vuelta al resultado y colocar un 3-2 a su favor con los goles de Pirri, Amancio y Gento. Con el paso de los minutos, el Madrid parecía encaminado hacia un nuevo entorchado hasta que David Sadler consiguió silenciar al Bernabéu al colocar el 3-3 en el marcador. Sadler nunca imaginó que sería el hombre de la eliminatoria que les acabaría llevando a la final.

Publicidad

7 de noviembre de 1973

Basel 6-4 Brujas

Un diario deportivo suizo abrió al día siguiente con el resultado del partido calificándolo de ’90 minutos de fútbol sin ley’. Después de menos de media hora de partido, los suizos iban perdiendo contra los belgas (1-2), pero en menos de seis minutos le habían dado la vuelta al resultado (3-2) y sólo necesitaban un gol para llegar a cuartos. Fue entonces cuando el árbitro concedió un penalti cuanto menos dudoso para el Brujas. Llovieron las botellas. Lambert empató desde los once metros para los belgas, pero minutos después Ottmar Hitzfeld volvía a adelantar al Basel. Lambert volvió a empatar y Hitzfeld otra vez dio ventaja a los suyos (5-4). El partido era una locura. A tres minutos del final, Ottmar Hitzfeld daba el pase al Basel con un magnífico tiro que ponía el resultado definitivo en el marcador.

11 de octubre de 1988

Werder Bremen 5-0 Dynamo Berlín

Los partidos entre equipos de las dos Alemanias siempre tuvieron un perfil alto en lo futbolístico, por no hablar de la carga política y emocional que llevaban. Además, el Dynamo Berlín estaba considerado como el equipo que representaba a Alemania del Este, lo que añadió aún más tensión al encuentro. El partido de ida terminó con un 3-0 favorable al Dynamo, y al término del encuentro los fans del equipo cantaban “somos los campeones de Alemania”. Esto encendió a los jugadores del Werder Bremen que jugaron poseídos el partido de vuelta. La manita del Werder dejó en ‘shock’ a más de uno.

Publicidad

4 de noviembre de 1992

Barcelona 2-3 CSKA de Moscú

23 años después todavía es difícil saber qué ocurrió aquella noche. El Barcelona, el favorito. Era el ‘Dream Team’ diseñado por Johan Cruyff y que contaba con jugadores como Koeman, Stoichkov, Laudrup y Guardiola. Tras empatar en Moscú (1-1), el Barça empezó la primera parte goleando al CSKA a la media hora de partido (2-0) por cuenta de Berigistain y Nadal. Algo debió ocurrir, puesto que después de esto los catalanes no supieron matar el partido (tuvieron un penalti a favor) y el combinado ruso empezó a acorralar a los blaugranas. Antes del descanso los rusos habían reducido distancias con un gol de Bushmanov y ya en la segunda parte Mashkarin pondría el empate en el luminoso. Los jugadores del Barcelona estaban en ‘shock’ mientras asistían al final de la debacle al ver a Korsakov marcar el gol de la victoria. Una locura.

A día de hoy nadie se explica como el F.C. Barcelona pudo perder aquella final frente al CSKA. Alguno de los allí presentes todavía tiene pesadillas. 

Publicidad
Te recomendamos

Con la vista puesta en "su" final de Champions, analizamos al Atlético de Madrid de D...

Diego Pablo Simeone ha confeccionado una plantilla muy completa....

El guardameta mostoleño invitó al exjugador del Barcelona a volver a jugar....

El protagonista del modo 'El Camino: Campeones' fichará por el conjunto blanco....

Julen Lopetegui está muy satisfecho con su rendimiento y quiere que se queden en la p...

El futbolista alemán, que juega en el Chicago Fire, marcó tras un lanzamiento desde l...